Vidas Mínimas, de José Santos Gonzales Vera.

0
100

Gonzales Vera nace noviembre de 1897 en San Francisco del Monte, provincia de Talagante. Siendo joven se vinculó con los más variados oficios; desde inspector de tranvía a lustrabotas. A principios de siglo, el joven escritor provinciano une su causa a los ideales libertarios, comunistas y anarquistas de época.  Es allí donde conecte a Manuel Rojas, con quien traba amistad de confidente. Es Rojas quien lo anima a publicar su libro. Y en 1923 y a la edad de 27 años autoeditó “Vidas Mínimas”, cinco años después publica la afamada “Alhué”. Ambas obras le valieron el premio nacional de literatura en 1950.

 Su nominación no estuvo exenta de polémicas;  además de ser un autodidacta,  y no poseer educación forma (el escritor asistió a la escuela hasta los 12 años) se le sumaba el echo de poseer una obra tan  escueta. Al respecto Pablo de Rokha fue tajante “las obras completas de Gonzales Vera caben en un cuaderno de composición escolar”. Ante esto, y como presidente del jurado, el San felipeño Ernesto Montenegro, decide adjudicarle el premio, haciendo destacar a Gonzales Vera como un escritor en el que prevalece la calidad por sobre la cantidad. “Vidas mínimas”, tenía el mérito de contener la primera aproximación de la literatura chilena a los personajes del mundo proletario a través del tema del conventillo.

            Vidas mínimas son dos relatos breves,  que podríamos ubicar como -novela social o realismo social. Nos ofrece un desgarrador vistazo a la cruda realidad del pueblo chileno de mediados del siglo.. El primero “el conventillo” nos relata la vida de un cite, con hambre, abuso y abandono; pero sin dejar de darnos un punto de vista socialmente crítico. Sin embargo, este relato no deja de lado los aspectos cómicos; con una bien lograda picardía criolla. La segunda transcurre en el melancólico Valparaíso, y nos relata la vida sombría de una mujer de puerto.

Gonzales vera falleció en 1970. Hay mucho más que decir de este escritor, tildado como el Chejov” chileno. Gran popularidad alcanzó su novela ”Alhué”, propia de una perfección estítica notable. Es frecuente encontrar alguna edición económica de “Alhué” en los cajones de baratijas de pequeñas librerías, de pequeños pueblos, de grandes escritores.