La sombra del Humo en el espejo. De Augusto D´Halmar. (1918).

0
5
Jorge Manzano, Poeta sanfelipeño

La narración se nos presenta como una novela de viaje. Un diplomático entre Egipto y la India, pero no narra grandes aventuras ni emocionantes peripecias. Se trata más bien de un viaje de autoconocimiento donde el fiel sirviente Zahir transforma la relación amo-sirviente en una relación de deseo homoerótico.

                La trama se desarrolla entre camellos, turbantes, pirámides, arena y calor. Egipto y la India reducidas a la mirada pasajera de turistas a los que los niños simulan gestos serviles para ganar una limosna. Lejos de ser una historia de viajes donde los eventos asombren al lector, aquí no hay aventuras. Todo es abulia y desdén. Calor y soledad. D´Halmar hace notar la gran estafa del turismo. El mercado con sus sucias garras en lugares donde los muertos dejaron sus más profundas intenciones. Conocer la Esfinge, esa esfinge por la que Napoleón casi diezmo a su ejército, la Esfinge que conoció el sueño helénico de Alejandro Magno. No esa hilera de personas consumiendo a muy buen precio.

                La Sombra del humo en el Espejo. Es un relato organizado como un recuerdo emotivo. El narrador nos habla mientras recuerda y mira el humo hacer sombra. Recuerda al compañero de este viaje y lo hace con la emotividad propia de los días vividos. Sin duda la relación que tenía el protagonista con su sirviente Zahir no deja de llamar atención. Pero es como este sirviente se va elevando desde su condición, hasta la relación afectuosa que le ofrece al diplomático, al que le da sus mejores cuidados.

                D´Halmar fue uno de los grandes escritores de la primera mitad del siglo XX. Hizo amistad con los grandes pensadores de su época, en chile como en Europa. Es de notar “la colonia Tolstoyiana” proyecto que junto con Fernando Santiván y el pintor Julio Ortíz de Zárate, espacio que ofrecía tribuna a diversos artístas de la época. La colonia Tolstoyiana es el antecedente directo del “grupo de los 10”, Pedro Prado y Manuel Magallanes  Maure destacan como sus miembros.

                 En el año 1948 publica “los 21” ensayos monográficos de escritores que lo influyeron o con quien hizo amistad. Destaco la especial relación que tuvo con Antonio Machado de quien D´Halmar recuerda “me guardaba los secretos de sus inspiraciones”. Además de su amistad con Federico Gacía Lorca. Existe una relación tanto o más significativa aun. D´Halmar tradujo al español a su amigo el poeta lituano Oscar Milosz.

                D´Hlmar fallece en 1950. A la postreridad dejó una muy interesante obro y como punto final dejó su epitafio: “No vi nada, sino el mundo; nada me pasó, sino la vida”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí