Es la lluvia que cae

0
18

Nada tiene que ver con esa letra tan optimista del grupo uruguayo Los Iracundos, cuando de llover se trata, porque inmediatamente San Felipe como en muchas comunas de nuestro país, sufre los anegamientos e inundaciones por efectos de los diferentes trabajos viales, conectividades de colectores y alcantarillados.

En este aspecto los vecinos de nuestra ciudad pudieron presenciar los caudales de agua que bajaron por las calles como verdaderas riberas y que en muchos de los casos sus afluentes traspasaron los portales de esos hogares que veían con buenos ojos la intensa  lluvia que venía a reparar en parte su ausencia por la permanete sequía que afecta a nuestra zona.

Sin embargo las aguas pusieron un problema sobre la mesa y que no es otro que darnos cuenta que los colectores de evacuación de aguas lluvias estaban saturados por su estrechez  o en otros casos simplemente estaban ausentes para el escape de esos afluentes.

Otros de los aspectos que volvieron a resurgir fueron los desniveles de construcción de poblaciones que están más bajo a lo de las calles, por cuanto era fácil de esperar que esas aguas iban a inundar cada uno de esos domicilios, mojando inmuebles por completos.

Es aquí donde queremos llegar cuando los diferentes estamentos que deben velar por el tratamiento que deben darse dentro de las normas de intervenciones viales y construcciones habitacionales no visualizan estas problemáticas que se debe venir a causa de las lluvias.

Dirección de Obras Municipal, Serviu, Obras Públicas, Vialidad, el que sea de estos servicios deben velar porque estas labores cumplan con las normas establecidas  en cada una de estas intervenciones y para ello deben contar con sus cuerpos ingenieriles afectados a inspectores técnicos de obras.

Pero nada de ello ocurre, puesto que han pasado muchas décadas desde que se realizan este tipo de obras pero al parecer impera la ley del abaratamiento de costos, lo que se suma a la cuestionable calidad de los materiales a pesar de que en las licitaciones se presenten lo contrario.

Lo lamentable de este problema es que en la mayoría de los casos las direcciones obras y las entidades estatales que están relacionadas a este tipo de labores,  por favorecer compromisos, afectan a toda una comunidad, donde hay formulaciones, presentaciones de estudios, evaluación, licitaciones, factibilidades, hasta rentabilidad de los proyectos entre otros pasos legales, pero que al final de la suma los vecinos deben asumir y quedarse con lo que les entregan ante no tener nada como conformidad.

En el caso de la ciudad de San Felipe, hemos sido testigos de construcciones realizadas con materiales de mediana a mala calidad, calles con carpeteo donde las tapas de desagües han quedado tapadas con el asfalto y después han tenido que realizar su trabajo de destape, o simplemente quedarnos con el conocimiento de que cada vez que ocurran precipitaciones intensas debemos estar preparados para presenciar barrios anegados por completo por los limitados trabajos de las evacuaciones de aguas lluvias.

Fuente: AM