Manual ilustrado para el pueblo: Capítulo I “Reconozcamos a las ratas”

0
83

En el siguiente escrito encontraremos una serie de elementos para que evidenciemos a las supuestas “ratas de la sociedad”, aquellos que aparecen en ciertas ocasiones y que te persiguen toda la vida. Así es, hablo de las ratas políticas del Chile del siglo XXI. En este articulo conocerá sus características, su modo de operar y sus estrategias. Sin embargo, estimado vecino o vecina, también encontrará la solución infalible para su “exterminio”.

  1. ¿Cómo reconocer a una “rata política”?

Es preciso señalar antes de que este artículo sea catalogado especista, recalcar que no nos referimos a la especie de los roedores, sino a aquellos seres humanos que identificamos como tal. La rattus politia o rata política, es un personaje carismático, atrayente, sagaz e ingenioso quién es capaz de conseguir adeptos gracias a populares discursos y cobertura mediática magistral. Este tipo de rata no vive en alcantarillas ni cañerías, sino en sinuosos condominios, fastuosos palacios y hermosas haciendas, todo ello pagado a costa del pueblo.

Estos personajes son de fácil reconocimiento: visten bien, están bien alimentados, poseen autos caros – y más de uno en alguna ocasión-, realizan grandes fiestas para otras ratas y ratones; se codean con ratas con gran poder y dinero para así sobrevivir. También pueden estar ligados a las comunicaciones y prensa, el servicio público y sus instituciones, etc.

Otro elemento primordial de estos sujetos es cuando aparecen. Para identificar una rata, te darás cuenta que te visitará en un duro momento. Un terremoto, una lluvia desenfrenada o, por qué no decirlo, una pandemia. Te mirarán a los ojos y colocarán una tierna sonrisa sólo para que entiendas que se está colocando en sus zapatos. Sacuden su cabeza asintiendo demostrando que están prestándote atención, cuando en realidad cuentan los segundos para poder irse de allí luego de lograr su cometido. Tratará de darte un discurso vano y vacío sobre el esfuerzo, la superación personal y la solidaridad, mientras intentará abrazarte, decir algunas bromas para “caer en gracia” y posando sutilmente para una cámara que lleva alguien de su equipo rata. Al terminar contigo, se despedirá con falsas promesas y aceptando falsamente la invitación que le haces para ir a tomar once. ¡Llevaré el pancito!, dice. Tú y yo sabemos que ese pancito no llegará hoy, mañana ni nunca.

  1. ¿Cuáles son las frases características de este personaje?

“Comprendo tu dolor”, “Aquí tienes mi número en caso de cualquier cosa” “Estoy orgulloso de tu esfuerzo” “Quiero un cambio y con tu ayuda lo voy a hacer” “Siempre he estado a favor del pueblo” “Lo más importante es conocer a los vecinos, sin hacer falsas promesas” “Jajajaja” “Creo que todo puede mejorar” “Yo no hago promesas, cumplo” “Me conmueven tus palabras” “Recuerda que tu voto es importante para ti y para mí”

  1. ¿Cómo solucionamos el problema de las “ratas políticas”?

Paso 1: Identifícalas

Paso 2: Cuándo vayan a tu casa, escúchalos.

Paso 3: Despídete con una gran sonrisa.

Paso 4: Levántate temprano para ir a votar.

Paso 5: Ve al local de votación y ejerce el sufragio.

Paso 6: Con tu familia, prepara una rica comida para celebrar.

Paso 7: Sintoniza la radio, televisión o revisa medios digitales

Paso 8: Encuentra el nombre de la rata

Paso 9: Celebra porque la rata perdió y está llorando en la Tele/radio/RR.SS

Paso 10: Apruebo Nueva Constitución + CC + AC (La lucha sigue).

Paso 11: Cerciórate que las ratas no se postulen, organiza y participa con tu gente y eleva propuestas populares.

Paso 12: Di adiós a las ratas para siempre con tu propia acción política, colectiva y popular.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí