Se comenzó, en primer término, analizando la dramática situación por la que están pasando millones de chilenos producto de la pandemia por el covid-19, pero sobre todo por la falta de medidas efectivas y oportunas tanto de las autoridades de salud como las medidas políticas y económicas del gobierno de Sebastián Piñera.

También se analizó, aunque se reconoce que falta tiempo aún, la proyección sobre lo que vendrá y el rol del Partido en la postpandemia. El tenor de la discusión analizó la crisis del gobierno y la derecha; y los múltiples desafíos que se vendrán en todos los ámbitos del accionar del Partido.  Resaltando la importancia de la celebración de los 50 años del triunfo y asunción del gobierno de la Unidad Popular encabezado por Salvador Allende.

Van surgiendo señales de protestas en muchas poblaciones del país, señalan, lugares donde la cesantía supera ya el 40 %, donde el panorama que se refleja es de mucha desesperación. Hemos hecho una mirada y un análisis donde reafirmamos nuestro compromiso con la gente, sus necesidades y sus luchas.

Hay un país que saldrá muy golpeado tras esta pandemia, pero lo sucedido con la votación en la Cámara de Diputados y Diputadas, por el retiro de fondos previsionales desde las AFP, demuestra que el pueblo de Chile está por cambios profundos, por el cambio del modelo neoliberal.

Si no somos capaces de establecer una nueva Constitución, se discutió en el pleno, será muy difícil avanzar hacia un nuevo modelo de desarrollo y hacia un Chile garante de derechos, por eso el Partido debe trabajar enormemente en esta tarea. Trascendencia del proceso constituyente es para dar camino a los cambios que el pueblo chileno exige.

En este proceso, el Pleno discutió sobre el gran rol que debe jugar el Partido en el plebiscito por nueva Constitución, exigiendo en primer término que estén las medidas adecuadas para que la gente vaya a votar en octubre.

En relación a los otros procesos electorales, para las elecciones municipales iremos con nuestra coalición “Unidad para el Cambio” tenemos también acercamientos con Partidos y movimientos que somos parte de “Apruebo Chile Digno”; y para alcaldes y gobernadores estamos dispuestos a conversar con otras fuerzas de oposición, con otros conglomerados para poder derrotar a la derecha y sus políticas neoliberales. Se seguirá trabajando y fortaleciendo nuestras candidaturas. Algunas están determinadas otras en proceso.

Es importante generar procesos unitarios, pero es el pueblo de Chile quien debe seguir provocando con sus luchas las trasformaciones políticas, económicas y sociales.

El Pleno prestó especial atención a la grave situación de la clase trabajadora donde se estima que 3,5 millones de personas han perdido su fuente de ingreso, están cesantes, o suspendidos de su relación laboral. La pobreza subirá, según la CEPAL, en promedio 15 % en nuestra región

Sobre nuestro Congreso partidario:

Se acordó que debido, entre otras cosas, a que las autoridades del Partido en todas sus instancias vencen su vigencia legal en diciembre de este año, se realizara el máximo evento partidario entre el plebiscito constitucional de octubre y el 31 de diciembre de 2020.

No obstante, también hubo consenso en realizar un nuevo congreso inmediatamente después de las elecciones presidenciales de 2021, donde se espera, con una mayor cantidad de tiempo, poder seguir profundizando sobre importantes materias que el Partido necesita analizar y proponer a Chile.

Recordar que este Congreso que se realizará a fines de este año será con elección universal del Comité Central.

Desafíos:

El proceso constituyente enfrenta 2 desafíos a los cuales hay que estar muy atentos: la pandemia y los sectores reaccionarios de derecha que rechazan la nueva Constitución incluso están por suspender el plebiscito. Es muy importante tanto aprobar la nueva Carta Magna como lograr una importante mayoría en la convención constituyente donde nuevamente tendrá mucho peso la movilización y la voluntad del pueblo de chile.

El Pleno abordó con especial preocupación la situación de los derechos humanos tanto lo ocurrido tras el estallido social el 18 de octubre como la negligencia de las autoridades políticas y de salud que han costado miles de víctimas en la pandemia; el Pleno rechaza las leyes represivas aprobadas en plena pandemia que contaron incluso con votos de oposición; así mismo exige la libertad de las y los presos políticos de la revuelta, llama a no olvidar a esos cientos de jóvenes que están detenidos en las cárceles.

También se condena la nueva intervención militar en La Araucanía y el intento de destitución de nuestro compañero y diputado Hugo Gutiérrez a quien se expresó total respaldo.

Finalmente, se ratifica que la prioridad hoy es la solidaridad con el pueblo que sufre y su organización. En ese marco se resaltó la actitud solidaria de nuestras Juventudes Comunistas y otras fuerzas en “Organicemos Dignidad” así como también el aporte de nuestros compatriotas en el extranjero apoyando diversas ollas comunes.