En efecto, la sola pretensión de sus perseguidores de pasar por encima del mandato, que el pueblo le entregó al diputado Gutiérrez, refleja la esencia de una derecha que nunca ha creído en la democracia.

Es indispensable clarificar cuáles son los cargos por los cuáles se acusa al diputado. No se le imputa delito alguno, sólo se le acusa de participar en manifestaciones y de emitir opiniones políticas en respaldo a las cientos de miles de personas que se movilizaron en Chile desde el 18 de octubre de 2019. Es decir, a Hugo Gutiérrez se le pretende condenar por ejercer sus derechos políticos: la libertad de expresión y el derecho de reunión. Pretenden estos parlamentarios suprimir el derecho a la protesta y a la disidencia, recurriendo a una norma creada por el dictador en la Constitución de 1980.

La gravedad de este proceso no sólo se encuentra en el ánimo antidemocrático de estos parlamentarios. La comunidad internacional debe conocer que un órgano del Estado, como el Tribunal Constitucional, ha cometido toda clase de arbitrariedades para facilitar la persecución política. El requerimiento de la derecha contra Hugo Gutiérrez se basa en idénticas razones a otro presentado para destituir a toda la Bancada del Partido Comunista y otros tres diputados de oposición, que fue declarado inadmisible por el TC en noviembre de 2019. Pese a ello, esta vez el Tribunal dio curso al proceso contra el diputado.

Por otro lado, lo que decidirá mañana el TC se basará, ni más ni menos, en la prueba de que Hugo Gutiérrez suscribió una declaración de la Bancada del Partido en apoyo a los estudiantes,  que se movilizaron el 18 de octubre y en el respaldo que diera públicamente a las manifestaciones populares que siguieron desde ese día.

Todos estos elementos dan cuenta, sin duda, de que el país es testigo de una enconada persecución en contra de un opositor al gobierno, por el hecho de ser tal.

Como Partido Comunista solidarizamos con el diputado Hugo Gutiérrez y agotaremos todos los caminos para defender la soberanía popular. Al mismo tiempo, tenemos el deber de advertir la necesidad de frenar la ilegítima amenaza que este proceso significa para todo aquel que acompañe las demandas del pueblo chileno.

               PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Santiago, 13 de agosto de 2020

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí