Anotación negativa: A Inspectoría, Figueroa.

0
89

Al igual que la más cruenta de las enfermedades, el Ministro de Educación Raúl Figueroa ha aparecido para anunciar con repetitivo discurso el retorno a clases, ahora agregando adjetivos como “inminente” y “seguro”. Creo que varios/as colegas estarán de acuerdo que el MINEDUC se ha transformado en un verdadero enemigo de a quiénes “intenta” representar o, peor aún, de quiénes dependemos de él. Está de más agregar que aquel C-3po que dirige el Ministerio terminó por echarse a les profes al bolsillo cuando comenzó a hablar de “comodidad y flojera”. La misma reacción de furia colectiva tuve al escucharle para luego analizar mejor la situación. ¿Qué es lo que sabrá un abogado sobre educación? ¿Qué rol tiene un ministro ignorante en el contexto educativo al evaluar un posible retorno a clases? ¿Hasta cuando dejaremos que C-3po diga lo que le dé la gana sin reaccionar? Vamos colegas, no quiero creer que el revolucionario discurso de la profesión educativa, política y combativa haya quedado en el aire. Es momento de que el gremio despierte, deje de fraccionarse y declare con fuerza y claridad: “A INSPECTORÍA, FIGUEROA”.

No se trata de implementar kits de seguridad -bastante ideales en los programas de televisión, pero lo más seguro es que lleguen con menos de la mitad de las cosas-, ni protocolos de retorno cuándo Chile aún no ha salido del primer brote del Covid-19. Tampoco basta mandarnos a hacer yoga y comer menos azúcar, cuándo ni tiempo tenemos para cocinar, lavar, ordenar, cuidar niñes y limpiar, porque somos familia también, aspecto que al Ministro se le olvida. Al mismo tiempo, al inferir de que estamos en casa sin hacer nada, no sólo golpea lo más bajo de nuestro vientre, sino que habla de la gran ignorancia de este sujeto. Se lo digo clarito señor Ministro: Hacemos clases todos los días, preparamos material didáctico y estratégico para nuestros estudiantes, diseñamos videos e imágenes interactivas qué, por cierto, tuvimos que aprender solitos porque el MINEDUC no capacitó ni tuvo la intención de hacerlo. No sólo el Meet, Zoom, Steamyard, Facebook, Whatsapp y cuántas otras redes que profesores de todas las edades hemos tenido que descubrir y utilizar en la práctica. ¡Ah! ¡Se me olvidaba! Le comento también, Ministro, que aún tenemos trabajo administrativo. Así es. Reuniones con directivos, reuniones de nivel, consejos de profesores, atención de apoderados, reuniones de apoderados, completación de bitácoras y monitoreos, etc. ¿Prefiere que haga yoga cuando esté con una mano cocinando, con la otra en el teléfono atendiendo el colegio y mis pies contestando un correo? De otra forma no veo en qué momento hacer su brillante propuesta. Es contraproducente hacer tantas charlas de manejo emocional cuándo la autoridad encargada del ámbito educativo chileno siembra contantemente la incertidumbre y temor en la población. Como docentes hemos aprovechado todas las instancias para perfeccionar nuestro quehacer educativo tales como charlas, talleres o cursos digitales para evidenciar los nuevos desafíos de la educación. Sin embargo, usted es quién nos descompone el día, la semana y el mes completo. No lo digo por su ideología, sino más bien por su indiferencia y displicencia. Basta ya de presentar escenarios ideales cuando el contexto actual no lo permite. Le voy a dar un consejo: pida más presupuesto para ir en ayuda de aquellos los y las estudiantes que tienen nulo o poco acceso a internet o telefónico, como también de ir en auxilio de aquellos que aún tienen hambre. No basta la extensión del canal “educativo”, sino de ir con ayuda real a quiénes nos necesitaron tanto ayer como hoy.  La brecha no se acortará forzando el retorno, sino que nos dará nuevas fuerzas para luchar contra la desigualdad recalcitrante del Chile neoliberal.

Por último, Ministro, le comento que no se confíe de la pandemia ni las restricciones sociales que hoy imperan. La voz de este pueblo cansado, herido, mutilado pero esperanzado será 1000 veces más fuerte que su robótica voz. No dejaremos que nos ningunees ni que te atrevas a amenazarnos. ¿Cuándo se ha visto a C-3PO luchando contra todos los Jedi de la educación? Ahí te la dejo.

¡Arriba los y las profes de Chile!

¡Abajo el Imperio y sus adeptos!

¡Apruebo + CC + ¡AC, la lucha continúa!