Nuevo Alcalde y el miedo a la democracia

0
78

La destitución del alcalde suspendido Patricio Freire, no viene más que a marcar el rédito del clientelismo bajo la figura del Estado subsidiario, donde los municipios son el mostrador inmediato de las políticas engendradas desde la dictadura cívico militar de Pinochet y quizás muchos en su negacionismo intentarán invisibilizar este concepto.

Hoy la discusión mundana está centrada en San Felipe, si es que la votación del alcalde suplente se va a realizar en una sesión abierta, como si no se supiera que los concejales están todos entregados a una determinada opción, eso sí que protegiéndose de la figura del Covid 19.

En tanto que hoy como país, nuestro pueblo logró al fin romper el pasado 18 de octubre el eslabón de la cadena a la que nos sometieron por casi medio siglo con estructuras mediante leyes orgánicas que buscaron centrar en una nación, una región y una comuna bajo la estricta mirada de administraciones de recursos para implementar mediante el chorreo de proyectos y programas sociales con recursos del Estado para favorecer a privados.

Licitaciones infladas, proyectos aprobados que se hacen a medias son parte de estas debilidades con las cuales se ha debido luchar, porque los equipos técnicos saben cohabitar con estos fenómenos que a la postre afectan como lo fue en este caso a la comuna de San Felipe.

Es importante decir que quienes deambulan con efecto ampolleta en las reparticiones públicas son en gran parte los mismos que participaron a la cabeza como pensantes en los Consejos Regionales de Desarrollo en plena dictadura pinochetista, conocidos como los COREDES; sí, los mismos que construían las ternas para que Pinochet nombrara los alcaldes designados  y que se hicieron ricos a costa de estos cargos, implementando faenas públicas desde el POHJ y PEM.

Hoy muchos de estos que fueron parte de esos consejos para el servicio de la dictadura,  frecuentan con nombres de fantasías los distintos municipios para vender suculentos contratos y, en esa lógica, cae en desgracia un alcalde que también piensa que desde esa perspectiva se construye una política pública, sin siquiera ser advertido por sus equipos de confianza de este desfase.

Hay que reconocer que han existido los progresos y cada cual los evaluará en su justa medida, pero lo que no podemos dejar de mencionar es que los barrios pobres siguen siendo postergados y es cosa que se bajen de las modernas camionetas los directores municipales en conjunto de lo que queda de este concejo municipal para que vean personalmente los pasajes con sus pavimentos totalmente destrozados y sin sus respectivas evacuaciones de aguas.

En esta corta e inmediata lectura, hacemos el llamado de alerta para terminar con este tipo de situaciones, las que están protegidas por la actual constitución y ante ello debemos ser claros para que este próximo 25 de octubre vayamos a votar APRUEBO además CONVENCION CONSTITUYENTE, y evitar de esta forma de que filtren los mismos que nos han dañado por más de cuarenta años.

Por eso es que quienes ocupan cargos públicos elegidos popularmente, cuando los ostentan no les gusta que se sepa cómo van a votar un cargo de suplencia  de alcalde para San Felipe, porque han logrado sentarse en la comodidad de una responsabilidad comunal donde le brindan las espaldas al pueblo y a su anhelado sueño de real democracia, el mismo que espera hacer los cambios profundos con reales programas que lleguen a la gente con las próximas elecciones municipales de abril de 2021.

Pero el pueblo consciente y movilizado no permitirá que se siga haciendo política desde el privilegio y el amiguismo. Y aunque quieran seguir escondidos entre cuatro paredes, escribiremos entre todas y todos un Chile sin muros antidemocráticos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí