SANFELIPEÑOS A VOTAR APRUEBO Y CONVENCION CONSTITUYENTE

0
49
Ricardo "Kako" Covarrubias, concejal electo de San Felipe

Sin lugar a dudas que durante todo este tiempo San Felipe se ha visto abatido por el alto índice de cesantía de sus vecinos, quienes desde antes del Estallido Social del 18 de Octubre del 2019, venían experimentando los trabajos precarios, con subcontrato de por medio sin ningún tipo de fiscalización por parte de la Dirección del Trabajo.

Hoy a muchos y en especial a quienes dependen de estas labores precarias les quieren convencer que este modelo económico neoliberal es bueno para nuestros habitantes, sin embargo todos quienes estamos conscientes de esta cruel realidad sabemos que chocan con la verdad de la pobreza.

Los trabajadores de temporada saben que hoy en su vida laboral no ganan más de diez mil pesos diarios (incluso pudimos comprobar ocho mil pesos al día), dueñas de casa haciendo de cabeza en el comercio callejero y de garaje vendiendo artículos de ropas usadas y objetos personales a las cuales no les sacan quinientos pesos como gran ganancia, lo que se traduce en la proyección de sus pobrezas y que por vergüenza hacen sus ventas desde las puertas de sus casas para evitar que les vean en las calles.    

Una vecina pensionada del sector de “El Totoral” comentó que padece  cuatro enfermedades bases, donde su baja pensión no le permite cubrir los costos de sus fármacos, lo que la obliga esperar la temporada de la fruta o sino vende sus ropas que ha mantenido por años para aumentar sus ingresos.  

Esta tónica que se presenta en  El Totoral, se repite en Juan Pablo II, El Canelo, Villa Departamental, Chorrillos, El Esfuerzo, Las Cuatro Villas, Luis Gajardo Guerrero, Nueva Algarrobal, Almendral, La Troya, El Asiento, sin dejar de mencionar los otros centros poblacionales que también poseen vecinos con trabajos de temporada y precarios y que recurren a la lógica de vender en baratillos para reunir el dinero que tanta falta les hace para pagar sus deudas contraídas partiendo de sus gastos de consumos básicos.

Esa es la realidad de los sanfelipeños, la que golpea a cientos de hogares propios y de arriendos; estos últimos tienen un mundo por recorrer para llegar a obtener sus casas propias porque en Chile el programa habitacional es deficitario y no responde a las exigencias masivas que requiere nuestra comunidad, lo demás es verso de parte de las autoridades porque tienen solamente políticas habitacionales para el mercado inmobiliario.

San Felipe tiene riteles, también cuenta con empresas de subcontrato para captar temporeros nacionales y extranjeros y tengo dudas sin son fiscalizados cuando estos empresarios, también precarios hacen los enganches para respetar la Ley Laboral que ellos mismos apoyan, cuando sabemos que no les respetan sus semanas corridas, a veces hay claras transgresiones al descuento previsional entre otras leyes sociales.

Por eso es que algunos (los menos) no quieren apoyar una nueva Constitución para los chilenos, porque este modelo les ha servido para evadir impuestos, en el caso de las grandes empresas que tributan en las comunas importantes del Área Metropolitana, y por último les gusta provocar la ley de la selva para que el más grande se coma al más chico.

Para cambiar estos abusos que llevan más de cuatro décadas, es necesario levantarse temprano el próximo 25 de octubre para ir a votar APRUEBO y CONVENCION CONSTITUCIONAL, que no les engañen que da lo mismo votar por la otra opción, porque Chile y los chilenos tenemos la gran responsabilidad de cambiar la historia, dar un giro a la vida nacional para dejar el legado de un país digno y justo como se los merecen las generaciones venideras.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí