Un nuevo golpe a las familias chilenas

0
29

En medio de la discusión país, rechazo categóricamente la decisión del Presidente Piñera y su gobierno en obstruir el segundo retiro del 10% de fondos previsionales. Este hecho significa un nuevo golpe a las familias chilenas que estaban esperanzadas en contar con dichos dineros propios, que las ayudaría a solventar sus necesidades, en ausencia de medidas surgidas desde el mismo gobierno para obtener un alivio ante la pesada carga que han debido soportar producto de la pandemia y la ausencia de un Estado benefactor.

Una vez más comprobamos que nuestras autoridades se encuentran más interesadas en el resguardo de los intereses de los grupos privilegiados y de salvar su escaso capital político; que están completamente alejadas y desinteresadas de la realidad en que se encuentran las familias chilenas y de las necesidades de éstas. Hemos sufrido un gobierno que ha sido incapaz de otorgar soluciones reales y universales, precarizando el acceso a la ayuda estatal, reduciéndola a un grupo minoritario mediante la imposición de requisitos a través la famosa “letra chica” y en definitiva, arreglándoselas para que esta ayuda solo llegue a un grupo escaso de personas.

De esta manera, lo que realmente defiende Sebastián Piñera al concurrir al TC no son las pensiones futuras, sino que más bien son los capitales e intereses en el que se sustentan esos privilegios, impidiendo el acceso de éstos a sus reales dueños, – nosotros los trabajadores y trabajadoras – y siga creciendo para el aprovechamiento de unos pocos, sus amigos empresarios.

En nuestra comuna, una gran parte de la población se ha visto directamente afectada con la profunda crisis social, política y económica de los últimos tiempos, y el retiro en primer trámite del 10% permitió amortiguar el duro golpe de nuestras familias. Es por ello que solicitamos en beneficio de todos los sanfelipeños y sanfelipeñas, que se apruebe este segundo retiro, sin condiciones ni letra chica. Insto a las Autoridades comunales y candidaturas a reflejar el verdadero anhelo y necesidad de la gente, centrar el debate y dialogar sobre el San Felipe que queremos. No seamos cómplices del egoismo institucional y comencemos a pensar en nuestra gente y su futuro.
Con las necesidades del pueblo no se juega.