Apuntes de la enseñanza de la historia y cultura en Chile o cómo llegar a estar en crisis. (Parte II)

0
15

Este movimiento se extendió hasta 1973 con características marcadas tendientes a la búsqueda de la utopía socialista del gobierno de Allende. Así 1973, fue el  nefasto año del Golpe Militar y su posterior dictadura de 17 años, que trajo terror, tortura, desapariciones y asesinatos a quienes pensaban distinto al dictador y sus secuaces, chilenos y extranjeros. El exilio de muchos artistas y el asesinato de muchos otros, trajo en parte el primer asesinato al arte llevándose la genialidad y el talento de los maestros y maestras a otros países del mundo.

Previamente, la educación y en particular la historia, también tuvieron un golpe importante pues la reforma  de 1965, amplió su ámbito de estudio,  que anteriormente era meramente descriptivo de hechos y fechas,-principalmente políticos y militares,- con orden cronológico. Así es como se impulsa la conciencia histórica, el pensamiento y la investigación histórica de los fenómenos, que se sintetiza a continuación:

“Los nuevos programas de estudio focalizaron su atención en la investigación histórica actualizada, y promovieron el uso de conceptos históricos por sobre el conocimiento de eventos históricos (Ministerio de Educación, 1968a). Al mismo tiempo, en vez de concentrarse en un enfoque cronológico basado en la memorización de hechos y fechas, se puso énfasis en el aprendizaje de contenidos que los estudiantes pudieran usar para explicar cambios, continuidades y causalidades a través del tiempo. El nuevo programa de estudio también propuso la integración constante entre la Historia y las Ciencias Sociales. En consecuencia, los temas históricos se estudiaban desde la perspectiva de diversas disciplinas[1]

            Asimismo, durante el gobierno de Allende se continuó con el proceso iniciado en 1965.

En tanto, la etapa que comenzó con la dictadura afectó gravemente la educación y cultura, que tuvieron un retroceso significativo.  Así la enseñanza de la historia tuvo dos grandes hitos uno en 1974 caracterizado por medidas de censura a lo considerado “peligroso” para el régimen, impulsándose valores de patriotismo y nacionalismo, destacándose lo siguiente:

“También se incentivó el desarrollo del patriotismo, especialmente a través de la idea de que la identidad chilena habría sido forjada por diferentes instituciones, especialmente por el estado chileno, la Iglesia Católica y las fuerzas armadas (Superintendencia de Educación Pública, 1975)».[2]

            Por lo demás  en 1981, se les otorgó a los profesores una mayor autonomía, desde un enfoque netamente político de los acontecimientos históricos.

            En tanto, las artes y la cultura, se abrieron puertas desde la clandestinidad. El sueño de las artes y la cultura para todos y todas, amparados desde las universidades y financiadas por el Estado de repente se esfumo, bajo el manto de la represión y la censura.  Así la resistencia se armó desde la clandestinidad:

“Este contexto permitió que las expresiones artísticas se alzaran como una herramienta de resistencia y organización ante las atrocidades que se cometían. “La cultura ha sido un gran apoyo, los artistas somos incondicionales a la injusticia social”, aclara Adriana.

Así, el arte y la cultura lograron sobrevivir a la represión, y poco a poco avanzaron hacia un rol activo de denuncia. “Artistas de distintas disciplinas fueron capaces de sacar la voz en la música, el teatro, la poesía, la plástica”[3]

Así es como, es constatable que los contextos históricos afectaron dramáticamente el desarrollo de  la asignatura de historia, así como la enseñanza de la cultura a nivel histórico, como también en el desarrollo de la misma. Alejar al Estado hasta reducirle al mínimo de la financiación y difusión artística de las artes y cultura (desde el Estado subsidiario), fueron el primer eslabón que llevó a que los artistas e incluso escritores que no poseían recursos propios, se viesen imposibilitados a desarrollar lo que producían con su talento y capacidades. Lo anterior, va en una correlación tal vez inimaginable, con aquellos que estudiaron las pedagogías de las humanidades, en especial Historia y Filosofía, pues el Estado y los gobiernos, consideraron que eran menos importantes por los que sus horas fueron reducidas y resignificadas al utilizar otros nombres o subyugarlas a otras asignaturas. En resumen, lo que no sirve al sistema económico imperante,- pues hace pensar y expresar emociones-, no es útil y aquel que se dedique a aquello deberá arreglárselas para sobrevivir. De allí lo mal miradas que son las carreras de arte, relacionadas a la cultura y hoy en día la pedagogía en historia o en cualquier rama del arte. La cesantía atosiga y eso de la “reinvención” es sobrevivir, sabiendo que el sistema te aplastó y perdiste años de estudio y experiencia en tu ámbito.

Y sí, la pandemia se ha vuelto la crisis más difícil de asimilar. Pues tanto para los profesores de la infravalorada historia, como para artistas que subsistían con obras, exposiciones u otras actividades financiadas por el Estado o   privados. Las puertas finalmente se cerraron, y más aún cuando el gobierno tomó  la nefasta decisión de reducir el presupuesto de cultura a fines del 2020, que se coronó con la frase de la Ministra de la cartera Consuelo Valdés: “un peso que se coloque en cultura es porque se deja de colocar en otro programa o necesidad de los ciudadanos”[4]. La frase remató el pensamiento de cierto lado de la política y de la sociedad: “la cultura no es necesaria”.  Lo que junto a la eliminación de Historia como ramo obligatorio,  nos dice: que todo lo anterior son temáticas inútiles a fines económicos, no teniendo por tanto, el respaldo económico ni político. Elimine lo que va contra la producción económica. Elimine lo que no sirve.


[1] Zúñiga, Carmen Gloria. “¿Cómo se ha enseñado historia en Chile? Análisis de programas de estudio para enseñanza secundaria”. Pag. 8. Extraído desde: https://pensamientoeducativo.uc.cl/index.php/pel/article/download/680/1379

[2] Ibíd. Pág. 9

[3] Extraído desde: https://www.uchile.cl/noticias/168861/arte-y-cultura-resistencia-en-dictadura

[4] Extraído desde: https://www.eldesconcierto.cl/nacional/2020/11/03/ministra-de-cultura-genera-molestia-por-frase-para-justificar-reduccion-de-presupuesto-en-la-cartera.html

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí