“Fueron personas, no simples números”

0
105

El siniestro ocurrido en una casa la noche de este jueves no dejó escéptico a los sanfelipeños y tampoco a los chilenos al conocerse la noticia de la muerte de seis de sus moradores provenientes de un programa de externalización del Psiquiátrico Philippe Pinel de Putaendo en una morada estacionada en San Felipe.
Se podrá decir que fue algo accidental pero igualmente pienso como representante elegido
popularmente por la ciudadanía sanfelipeña que debo hacer algunas preguntas ante tan doloroso hecho que marcó la semana con este trágico desenlace de quince pacientes y una TENS que debieron enfrentar la muerte y el siniestro una vez más con la precariedad con que trabaja la salud en nuestro país.
Se externalizan sistemas para justificar ahorros cuando se manifiesta a todo grito que el
Psiquiátrico Philippe Pinel ha sido remodelado pero sin embargo se adoptan medidas provenientes de la salud pública para dejar la voluntad al mejor postor sin ni siquiera conocer si este responde a las exigencias que se requiere para estos fines.
Hoy los pocos voceros responsables que han dado la cara, solamente se limitan a decir en sus opiniones públicas la correlación de hechos al cual pertenece dicho programa de “reinserción”, porque eso lo dicen con bastante soltura de cuerpo como también en un rostro desfigurado un jefe de servicio manifiesta que “estaba todo en regla”, sin mirarse la cara para decir esa vergonzosa apreciación.
Esto no es algo fortuito, muy por el contrario; en Chile se ha hecho un hábito en externalizar servicios al más bajo costo, “sin siquiera hacerse cargo de la certificación y calificación de sus servicios por organismos especializados”.
Nadie ha dicho sobre aspectos técnicos de cómo se llevó a efecto en esta ocasión el “contrato mobiliario, si contó con los estudios de prevención de riesgos, si contó con los profesionales debidos a cada noche para la atención de estos pacientes, si la propiedad reunió las características para mantener personas en recuperación psiquiátrica, si esta propiedad contaba con los sistemas de evacuación en caso de catástrofe como lo fue en esta vez y si existen informes bomberiles”.
Entonces “se nos hace un deber buscar responsabilidades porque son personas y no números las víctimas de este siniestro”, porque eso fue lo que ocurrió, “seis víctimas y no podemos tirar al bulto, porque hay responsables de estas muertes”, y sería lamentable que ahora todo sea observado desde la distancia y que con el transitar de los días pase como muchas otras cosas al olvido.
En nuestras instituciones que deben velar porque los actos públicos sean correctos y en este tan especial, están Autoridad Sanitaria, Dirección de Salud Aconcagua, Municipalidad de San Felipe, entre otras reparticiones, son las que deben hacerse parte judicial de este cuestionamiento, “porque sería lamentable que se omitieran ante tan deleznable desenlace con la muerte de seis seres humanos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí